En esta serie que ahora presento, vuelvo a retomar ciertos modos de obra de juventud. Pero tan solo utilizando un pequeño número de recursos y materiales. Apenas papel, grafito y pigmentos. Esto hace que me sienta más relajado frente
a la obra. Una de las características principales de esta nueva etapa es la
concepción de la superficie como un campo abierto sin límites. Experimentando entre las fronteras del color y el gesto en el trazo. Creando nexos de unión entre el paisaje Romántico, mi propio paisaje y el expresionismo abstracto. Toda una suerte de “Work in progress” que da valor a lo accidental y explota el azar como un nuevo recurso de mi trabajo.

López Moral.